Seleccionar página

Con la llegada del verano buscamos los mejores métodos para protegernos de la radiación solar. El aceite de oliva resulta ser una buena alternativa natural.

Según especialistas de la Universidad Abierta de Cataluña en España (UOC, por sus siglas en catalán), el aceite de oliva, los frutos secos y el pescado azul (sardinas o anchoas) pueden contribuir a una mejor tolerancia a la exposición solar.

Esto se debe a que este tipo de alimentos contienen grasas insaturadas saludables que refuerzan las membranas celulares, así como vitamina E con efecto antioxidante. Para mejorar la resistencia natural del cuerpo a los rayos ultravioletas, es recomendable evitar los aceites vegetales que contienen cantidades no saludables de ácidos grasos omega-6. En lugar de aceite vegetal, es preferible consumir grasas saludables como mantequilla, aceite de coco o aceite de oliva.

De acuerdo con la directora académica del máster universitario de Nutrición y Salud de la UOC, Alicia Aguilar, “los alimentos antioxidantes ayudan a reparar la piel o a minimizar los procesos de oxidación en las células causados por los rayos ultravioletas”.

El aceite de oliva, que es el único aceite vegetal que se puede tomar tal como es, contiene altos niveles de antioxidantes y posee ácidos grasos monoinsaturados. Los estudios también han demostrado que el aceite de oliva previene enfermedades cardíacas. Asimismo, se descubrió que controla los niveles de colesterol malo (LDL), mientras aumenta los niveles de colesterol bueno (HDL). Debido a su contenido de vitamina E, el aceite de oliva también proporciona protección celular contra los radicales libres, lo que conduce a un menor riesgo de cáncer de colon, según una investigación realizada en el 2010 por la Universidad de Tel Aviv (Israel). El consumo regular de aceite de oliva también puede reducir el riesgo de diabetes.

En síntesis, seguir una dieta que privilegie la hidratación y el consumo de alimentos con propiedades antioxidantes permite mantener la piel sana y en buen estado ante el impacto de los rayos solares. El nutricionista y profesor de la UOC, Álex Vidal, precisa tres grupos de alimentos indispensables para seguir esta dieta: agua, vegetales y frutas con coloraciones anaranjadas, moradas o rojizas, del tipo cerezas, melocotones, zanahorias o tomates, que nos ayudan a luchar contra la oxidación y el envejecimiento celular