Seleccionar página

Aceituna, un sabroso aperitivo con gran contenido en potasio: El potasio juega un importante papel en el metabolismo, y se considera un macronutriente esencial para el correcto funcionamiento de las células, así de como los tejidos y órganos que conforman el cuerpo humano.

Es, junto al sodio, el magnesio y el calcio, uno de los minerales que influye en la intensidad de los calambres musculares. Por ello debe estar presente en nuestra dieta en la cantidad adecuada, para favorecer la contracción y relajación de los músculos y evitar que se produzca un déficit nutricional del mismo.

Comer aceitunas es una buena manera de ingerir potasio. Si bien el consumo de aceitunas en nuestro país no está tan arraigada en nuestra cultura como en Europa, es a partir de ellas que se elabora el producto estrella de la gastronomía: el aceite de oliva.

Las aceitunas pueden ayudar a los deportistas y las personas que realizan ejercicio físico intenso a cubrir sus necesidades de potasio. Recordemos que este mineral participa en el crecimiento de la masa muscular y actúa en la transmisión del impulso nervioso. Una deficiencia provocaría mayor debilidad, mareos y fatiga.

Las aceitunas tienen alrededor de 440 miligramos de potasio por cada 100 gramos de producto, por lo que contribuyen de manera notable a cubrir la dosis diaria recomendada para un adulto.

Pese a su alto aporte calórico, estos frutos contienen grasas saludables así como vitaminas, fibra y antioxidantes. Se recomienda su ingesta en casos de colesterol, dado su contenido en grasa insaturada.

Sin embargo se deben consumir con moderación y restringirse o evitarse cuando existen problemas de hipertensión arterial, ya que se trata de un alimento rico en sodio. Un método infalible para controlar su ingesta es añadir la cantidad exacta en ensaladas y guisos, sin tener que recurrir a la costumbre de picar entre horas para saciar el apetito.