Un poco de aceite de oliva virgen en una ensalada parece algo insignificante, sin embargo, siempre que sea de excelente calidad, este aceite vegetal contiene componentes valiosos, entre ellos el polifenol oleocantal (OC) cuya virtud es que sirve para matar las células cancerosas en menos de una hora mediante un proceso que se ha dilucidado recientemente por un equipo de investigadores de la Universidad de Rutgers y el Hunter College de la Universidad de Nueva York. Sus resultados se han publicado en la revista Molecular & Cellular Oncology.

El oleocantal es un compuesto antioxidante que se encuentra en el aceite de oliva virgen extra, siempre que haya permanecido bien conservado y obtenido por extracción en frío (por debajo de 27 °C). Esta molécula ya era conocida por inhibir la proliferación de ciertas células cancerosas en ratones, pero el mecanismo de actuación no se conocía en detalle. Los investigadores, Onica LeGendre, Paul Breslin y David Foster, decidieron estudiar in vitro los efectos del OC en células canAceite de oliva para las ensaladas - Fundo Verdecerosas (próstata, mama, páncreas) y no cancerosas. Se encontró que las células cancerosas mueren, pero mucho más rápido de lo esperado.

Las células que mueren sufren apoptosis, un tipo de suicidio, que dura de 16 a 24 horas. En presencia del OC las células cancerosas murieron en un plazo muy corto de tiempo, 30 minutos para la más rápida. La apoptosis, por tanto, no podía ser el único proceso responsable.

A través del análisis detallado de los factores celulares en placa de Petri, los investigadores establecieron una hipótesis, el OC penetra en las células cancerosas y destruye los lisosomas, unas pequeñas bolsas internas en las que se acumulan residuos. Los lisosomas son mayores en células cancerosas que en células normales y también son más frágiles. El OC daña visiblemente la membrana de estas bolsas mediante la inhibición de una enzima, por lo que las funciones celulares comienzan a fallar y la célula muere. Mientras que las células sanas, permanecen intactas. “Atacar la estabilidad de la membrana lisosomal representa un nuevo enfoque para inducir la muerte de células cancerosas“, concluyen los autores.

Para lograr una medicina contra el cáncer a partir del aceite de oliva, hay un gran trecho que los investigadores no han franqueado. En primer lugar este estudio cubre los cultivos de células aisladas, muy alejados de la complejidad de un organismo multicelular. Y además haciendo cálculos: En un aceite de oliva virgen extra de alta calidad, el oleocantal está a una concentración de aproximadamente 0,2 mg/ml, dosis que muestra efecto contra el cáncer en ratones, según estudios previos se precisa administrar 0,15 mg por ratón. Así, una persona de 90 kg (el equivalente a 3000 ratones) debería consumir 450 mg de OC para obtener la misma dosis eficaz, lo que equivale a beber 2,25 litros de aceite de oliva.

La dosis utilizada en los ensayos con ratones es muy elevada pero es razonable pensar que una exposición continua a diario de oleocantal, a lo largo de la vida podría tener un efecto considerable a los niveles observados. Como es habitual en este tipo de investigaciones, se llega a la conclusión: “se necesitan más ensayos y estudios en animales y humanos”.