Antes de freír cualquier alimento, muchas personas calientan el aceite hasta que empieza a salir humo y lo dejan en este estado un tiempo determinado. Incluso hay quienes además añaden un trozo de pan o una corteza de naranja. Esta tradición sigue estando muy extendida y en el siguiente artículo vamos a aportar algunos datos que pueden ser de utilidad para aclarar la cuestión de su idoneidad para realizar una buena fritura.

Intenta calentar el aceite sin llegar al punto de humeo, es decir, el momento en el que el aceite comienza a producir humo, así evitaremos que el aceite se queme y pierda sus bondades. Si el aceite comienza a producir humo algo negro es síntoma de que se está quemando, esto puede provocarnos irritación en el estómago y digestiones pesadas, así que mejor paciencia y poner a fuego medio.

papas_fritasNo utilizar el mismo aceite para freír más de 5−6 veces, ya que obviamente pierde propiedades y las frituras no serán tan saludables. Sobre todo si después de alguna fritura quedan restos de alimentos, ya que estos residuos se quemarán, para evitarlo lo más recomendable es colar el aceite justo después de utilizarlo.

Después freír los alimentos y sacarlos de la sartén, habría que depositarlos en un recipiente recubierto con papel de cocina, así se absorberá el exceso de aceite y los alimentos no serán tan pesados y de paso nos ahorramos algunas calorías.

De sobra son conocidas las propiedades saludables del aceite de oliva, pero sin duda, este tipo de aceite es el más recomendable para realizar frituras porque conserva mejor las propiedades

No es recomendable mezclar el aceite de oliva con otro tipo de aceite como el de girasol o el de colza, ni mezclar aceite nuevo con usado. Mejor que el aceite sea homogéneo y cuanto más limpio mejor.

A la hora de freír, mejor utilizar una sartén gruesa, ya que distribuye mejor el calor por todo el aceite que una fina, donde puede haber zonas donde se caliente más y el aceite se llegue a quemar con más facilidad.

Las frituras con aceite de oliva, no cabe duda , son saludables, no obstante conviene no abusar, ya que los alimentos se vuelven mucho más calóricos. En nutrición, todo en su justa medida es bueno, y con los fritos no es una excepción.