Seleccionar página

El aceite de oliva como jugo natural de la aceituna, aporta grandes beneficios al cuerpo y como parte de la dieta es un excelente antioxidante, además de ser una combinación particular de ácidos grasos y un gran concentrado de vitamina E.

Si bien es cierto que en nuestro país el uso de aceite de oliva está muy por debajo del promedio, poco a poco se va introduciendo en nuestra dieta gracias a la proliferación de ferias orgánicas que ayudan a difundir este maravilloso y delicioso producto. Necesitamos cambiar nuestra dieta para obtener los grandes beneficios.

Si así lo hiciéramos, nos podríamos beneficiar de lo siguiente:

  1. Sistema cardiovascular: Una de sus principales propiedades es que contribuye a la salud cardiovascular, ayudando a disminuir el riesgo de padecer diabetes (una enfermedad cada vez mayor) u obesidad. Además de que contiene ácidos grasos insaturados que resultan muy benéficos para el corazón.
  2. Cabello: Aplicar una cucharada de aceite de oliva en las puntas de tu cabello ayudándote de las yemas de tus dedos después de lavarlo, ayuda a que éste recupere su fuerza y repare las puntas abiertas.
  3. Antioxidante: Es rico en vitamina E, lo que ayuda al rejuvenecimiento de tu piel.
  4. Exfoliante: Con ayuda del aceite de oliva puede crearse un exfoliante casero, mezclando una cucharada de aceite de oliva con dos de azúcar. Éste puede aplicarse en el rostro, manos, piernas, codos o rodillas, para remover las células muertas. Notarás la diferencia.
  5. Contra el envejecimiento: El aceite de oliva contribuye a mantener la piel saludable y previene el envejecimiento prematuro.
  6. Previene el estreñimiento: Favorece el tránsito intestinal, por lo que una cucharada al día puede solucionar esos incómodos malestares.
  7. Alivio de dolores: Tiene una acción anti inflamatoria que puede ayudar a reducir dolores en articulaciones y músculos.